h1

Reig de reyes

noviembre 7, 2014

El enigma del deseo (Salvador Dalí)

El enigma del deseo (Salvador Dalí)




Reig de reyes

Bola de nata no estética servida
en torres francesas, que brillan
con la Luz Secreta del faro
que hace que los barcos no acaben en Babel,

Hegel girando en círculos hasta perderse
en el laberinto del Fauno,
y una muchedumbre solitaria
escribiendo mensajes que no se escriben en papel,

ciudades alemanas que te pueden hacer libre,
libre de que entre rejas se pudra tu piel,
libre de morir encarcelado en una cárcel
donde yo nunca habría escuchado a Rozalén,

por la que Sara Reig aun no está cantando,
pero su música ya va comiéndote a besos,
pero su música ya va sabiéndome a miel.

Ya vemos autorretratos proyectados en pantallas
que solo muestran el ego
de lo que uno aun ni siquiera es,

cuando Ramón dice que solo escribe
cuando está jodido,
porque cuando Ramón está contento
se conforma como yo con pasárselo bien,

durante esta vida cosmopolita
que ya más nunca será un secreto,
vida que León Felipe
por su ventana ya no puede ver,

y me evoca recuerdos de un futuro
de vidas aun no vividas,
porque buena cosa era vivir la vida,
que a eso existir yo nunca lo llamé,

viniendo de unos hombres que se buscan
en tiempo verbal pasivo,
que el cuento de ir cogidos de la mano
en pretérito imperfecto no me lo tatué,

y sobrevivimos a esta sociedad en crisis
sin clases intensivas de esperanto,
en la que Nietsche es un Dios escondido
al que detrás del espejo jamás le recé,

mientras el filósofo melancólico
le ríe impertérrito a la sabiduría del poeta,
imbécil centro del universo
al que por intoxicación de información le vomité,

y tus poesías que se clavan en la cabeza
envilecen las enlatadas en cursos de escritura,
panfletos sin metafísica disfrazados de lírica
porque el alma es algo más que tú no puedes ver,

y llegaron sus manos perfectas,
la luz perfecta,
tu voz perfecta
desnuda de tu boca a los pies,

la poesía no sirve para nada,
tituló tu padre, el poeta jubilado,
aunque sirvió para hacer de tu hija
cantante y hermosa mujer,

y Celeste pregunta:
¿Qué escribe el poeta cuando no está enamorado?
Pues escribe para volver a enamorarse,
y en esto sí que me tienes que creer…

Guerrillero urbano (Noviembre de 2014)

A los profesores de universidad, a su progenie

Anuncios

One comment

  1. Hay años especiales, como especial fue para mi el saramaguiano “año de la muerte de Ricardo Reig”. También hay noches especiales, y no es extraño que una de ellas haya sido la primera noche que escuché cantar a Sara Reig.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: