h1

Contradicciones

abril 9, 2011

 

Duro y blando (Wassily Kandinsky)

Duro y blando (Wassily Kandinsky)

 

Contradicciones

Salto, corro, percibo, siento,
remo y me desintegro,
pienso luego no existo
y entonces me desvanezco.
Me busco pero no me encuentro.
Soy sincero cuando me miento,
cada vez que veo mi reflejo
en la parte de atrás del espejo.
Y a veces no sé si respiro
porque de angustia me asfixio por dentro.
Pero como aun me comprendo y tolero,
dejo que mi corazón siga latiendo.

 

Guerrillero urbano (Abril de 2011)

Anuncios

5 comentarios

  1. Querido guerrillero, disculpa mi abandono, pero otros quehaceres mundanos han requerido mis jornadas y me han separado de tu enriquecedora lectura.

    Leído reiteradamente tu escrito, y encontrado una voz de agonía he. No siendo común la autocompasión en tus palabras, vuelvo a leerlo una y otra vez, para al final percatarme, de que no es autocompasión lo descubierto, y si un ejercicio escrito de filtrado de la mente y el alma, que finalizan al concluir, que lo mas satisfactorio y productivo es ser feliz y encontrarse satisfecho con uno mismo, porque solo así, tendremos valor y fuerzas para seguir adelante con este tedioso camino vital.

    Sintiendo a veces que tenemos un espejo comprado en el mismo establecimiento, te propongo una cita que quizas, junto con la destrucción de tu espejo, te ayude a seguir adelante, aconsejandote no varies ni un ápice de tu ser.

    “Amarse a si mismo es, el comienzo de una aventura que dura toda la vida”

    Norbert Wiener


    • Querida Mente Inquieta,

      Muchas gracias por tu saramaguiano comentario. En cierta manera, sí que es un ejercicio de autolimpieza mental. Digamos que cuando el cubo está lleno, hay que sacar la basura. Lo que sucede que no siempre pasa el camión a recogerla…

      Gracias también por la cita. Después de la lluviosa pascua que hemos tenido, habrá que afrontar lo que queda de primavera con ese positivismo.

      Con mucho afecto,
      Guerrillero urbano


  2. Bolero (Julio Cortázar)

    Qué vanidad imaginar
    que puedo darte todo, el amor y la dicha,
    itinerarios, música, juguetes.
    Es cierto que es así:
    todo lo mío te lo doy, es cierto,
    pero todo lo mío no te basta
    como a mí no me basta que me des
    todo lo tuyo.

    Por eso no seremos nunca
    la pareja perfecta, la tarjeta postal,
    si no somos capaces de aceptar
    que sólo en la aritmética
    el dos nace del uno más el uno.

    Por ahí un papelito
    que solamente dice:

    Siempre fuiste mi espejo,
    quiero decir que para verme tenía que mirarte.

    La lenta máquina del desamor (Julio Cortázar)

    La lenta máquina del desamor,
    los engranajes del reflujo,
    los cuerpos que abandonan las almohadas,
    las sábanas, los besos,
    y de pie ante el espejo interrogándose
    cada uno a sí mismo,
    ya no mirándose entre ellos,
    ya no desnudos para el otro,
    ya no te amo,
    mi amor.


    • Dulce Gardenia, preciosas poesías. Me he emocionado mucho al leerlas y me han alegrado el día. ¡Viva Julio!


  3. Si la poesía fuese la música de las palabras…

    Ana y Víctor – No sé por qué te quiero



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: