h1

Deutsches Requiem

febrero 24, 2011

Rheinfalls (Franz Xaver Schnitzler)

 

Deutsches Requiem

Por macabro o grotesco que pueda parecer en estos días de todavía relativa juventud, en más de una ocasión he reflexionado sobre donde deben acabar mis restos. Y sin lugar a dudas, hace ya largo tiempo que decidí no terminar enterrado en un católico camposanto, compartiendo tumba con familiares más o menos cercanos, bajo una cruz sobre la que solo siento repudia y desprecio. Me niego en rotundo a perpetuar en los siglos venideros en ese pequeño apartamento de alquiler perpetuo, por más que la preciosa estampa del serrano paisaje merezca echar con cada alba un vistazo en rededor desde este lado del más allá. Estoy seguro de que mis queridos progenitores no me lo tendrán en cuenta, aun cuando ellos siempre me han querido tener cerca. Conocen mi alma viajera, mi espíritu romántico y quizás también la inquietud de mi existencia, por lo que si se diese el caso seguro respetarían mi decisión. Pero, si uno no quiere ser enterrado en el agujero previsto, ¿Entonces dónde? Mi carácter europeísta me hace mirar por encima de los Pirineos. Y allí diviso montañas heladas, lagos inmensos e interminables ríos; porque cuando se alza la vista desde tan lejos sobre una cordillera, uno fija su mirada donde le da la gana. Y ahí encuentro el lugar elegido, un camino fluvial que es Suiza, Holanda, Francia y también y sobre todo Alemania, aunque ahora mucho menos de lo que fue; que provocó dos guerras mundiales, – ¿Y cómo puede un simple río provocar dos guerras mundiales? – Pues puede. Que nace en los Alpes suizos, cruzando un enorme lago que fue mi casa, para poco después dejarse caer por enormes cataratas; que además de río es frontera, porque este río une y separa países, lenguas y personas, y tantas otras cosas; y contiene ruinas de famosos puentes destruidos, y da de beber a una mitad de nuestro continental parlamento duplicado, y cruza cuencas y valles industriales, y ciudades que lo contaminan, donde hay barcos por doquier que lo revuelven y distorsionan sin respeto, y al fin, un millar de kilómetros más allá desemboca de manera difusa en un nórdico mar, como sin saber bien ni cómo ni dónde. Es justo ahí, dejándome llevar por esa corriente, donde quiero realizar mi último viaje. Que mis cenizas se depositen en el nacimiento para poder así recorrer el camino completo, parando cuando me apetezca para tomar un trago de agua o de buena cerveza, hablando cara a cara con personas de distintas nacionalidades mientras visito sus ciudades, hasta llegar al mar y después al océano, donde al fin, pueda meditar con calma mi próximo destino.

 

Guerrillero urbano (Febrero de 2011)

A Iulius Caecilius, amigo fiel y fuente de inspiración

Anuncios

6 comentarios

  1. El título es “robado” de un relato de Jorge Luis Borges que no tiene desperdicio:

    http://www.literatura.us/borges/deutsches.html


  2. ¡Romatico mío no te pases! Que yo me siento muerto porque aun no nací, o nací pero no me acuerdo del momento en que me hice como soy, no me acuerdo, de verdad.

    Reencarnémonos en monos, flores, coches y ráfagas de viento por favor… ¡Que sea así por favor!


    • …Y volverse espuma de mar, para que los soplos de los reencarnados en ráfagas de viento nos recuerden las amistadas sinceras y los amores vividos…


  3. La muerte tiene un lado romántico que la hace algo más llevadera.
    Dulce Gardenia yo estoy convencida de que en algo debemos transformarnos en el momento de morir, y no esta mal la idea de que cada uno lo haga en lo que prefiera.

    Un beso


  4. Ahhh, el Rin. Ese río frontera entre dos visiones del mundo, de cuya fusión sale la nueva Europa. El carácter universalizador mediterráneo frente al triunfo de la voluntad germana.

    Algún día, espero que pronto, me voy a dar un paseito en coche por allí. Vivo por supuesto.

    Creo que después de la vida no hay absolutamente nada. Un vacío infinito y eterno. Ya no tengo miedo.
    Si me equivoco y me dieran a elegir, iría a la Valhalla con esos barbudos Einherjer de grandes hachas y luchar al lado de Odín, contra los gigantes en el Ragnarök hasta el dia del juicio final.

    Espero que todos os transforméis en las cosas que queráis y que no os pongan precios con códigos de barras…..



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: