h1

Poesía prosaica a-lírica a Julio

diciembre 15, 2010

Paris, la Tour Eiffel (Louis Hayet)

 

Poesía prosaica a-lírica a Julio

La mayoría te cosifican por tu novela: Rayuela,
a la que algunos califican de “rayote”
y la desprecian tanto…
aun sin leerla. Y sentencian:

-No merece la pena.

Eres seguido por estudiantes de filología:
de hispánicas, de clásicas o foraneas.
De artes, de letras e incluso de ciencias,
puras o mixtas; opción A, opción B,…

-¿Opción qué?

Son todos esos jóvenes vestidos
con arapientos ropajes de marca
que visten en neo-barrios del siglo XXI:
La Alameda, el Rabal, Lavapiés…
¿Friedrichshein-Kreuzberg?
Sí, todos esos te idolatran.

-Un verdadero e hipócrita Forat de la Bergoña.

Y si tan solo han leido un libro tuyo:
Rayuela,
o a lo sumo dos:
Historias de Cronopios y Famas.

Hasta el interlocutor calla.
Y quien calla, otorga.

Y te reconozco en novelas de afrancesados escritores checos,
donde incluso se resuelve el enigma de los sueños de Talita
en libros donde sus protagonitas carecen de identidad;
cuando yo no te buscaba ni quería encontrarte…

-¿Casualidad o premeditación?

Y hasta yo, que empecé a escribirte este poema
en una cara B de mi cuaderno de notas
con afán de despreciarte,
ya he escrito para ti dos veces,
la primera de ellas en guíglico…

Y hasta yo, que hice todo eso,
me arrepiento y me pregunto:

-¿Qué es lo que tienes Cortázar?

 

Guerrillero urbano (Diciembre de 2010)

Anuncios

2 comentarios

  1. Primer experimento de poesía prosaica…


  2. Tengo ganas de compartir un par de poesías, que no son mías. Ahí las dejo.

    Cuando lleguen las lluvias

    Y llegaron, pero no las de otoño
    como uno inocentemente ansiaba,
    sino las de abril.
    Y todo terminó sin poder utilizar el capote.

    El tiempo y la distancia no ayudan a nada,
    sólo a estar en otro cuadrante,
    ya lo decía aquella canción…
    ”Cuando se aleja en el mar,
    el barco se hace pequeño
    cuando se aleja en el mar”.
    Y en verdad se hace minúsculo,
    sólo para el que lo observa desde el puerto,
    pero no si vas dentro del mismo.

    Un millón de palabras no te traerían de vuelta,
    lo sé porque lo intenté.
    Tampoco un millón de lágrimas,
    lo sé porque las lloré.

    No despiertes nunca

    Me hallo en un laberinto en el
    que sólo encuentro puertas cerradas,
    mis ilusiones se ahogan en el
    vacío del alma,
    y mis penas se confunden
    con los sentimientos de rabia.
    Esta sensación de impotencia
    se eleva como un filo en las
    entrañas.
    Con ojos de imposibilidad no
    muestro la herida e intento
    soñar para que la pesadilla
    no tenga vida.
    Invoco aquellas sensaciones
    del pasado en que el espíritu
    no agonizaba y rechazo los
    presentes para que no se
    hagan futuro.

    En mi cuerpo todavía la
    carne es tierna pero los años
    me pesan en el alma,
    es el paso de la vida que
    aún siendo joven es amarga.
    Sueña porque mientras
    sueñes la palabra “esperanza”
    existe, porque cuando despiertes
    ya no quedará nada.

    Vercingetorix, el Arverno.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: